-   -   
Portada
  Te encuentras en: muyDivertido > LosChistes > Chiste seleccionado


Opciones
  Chistes NUEVOS
  Los mejores chistes
  Chistes CORTOS
  Chiste al azar
  Pásala (bromas)
  Diccionario humorístico
  Colabora
BuscaChistes
Clasificación:

Ordenado por:

Categoría:
Palabras clave:



Siguenos en Twitter

Chiste: El funeral del minino



[Cat.: Religión ] [Clasif: b] [ Calif.: 3.2]

Doña Julia era una señora muy rica. Un día murió y al leer su testamento encuentran que había dejado 600 mil dólares con instrucciones a su fiel sirviente don Manuel para que destinara 300 mil de ese capital al cuidado del gato y los otros 300 mil para los funerales del animal a todo lujo, con misa cantada por 3 sacerdotes, mausoleo en el cementerio, etc.

Don Manuel cuidó a Teodoro hasta que el gato murió seis meses después. El hombre, deseoso de cumplir la voluntad de su finada patrona va a la iglesia vecina y habla con el padre Juan:

"Oiga, padre, ¿cuánto valdría un entierro de primera clase, recogiendo al muerto en la casa, trayendo al finado a la iglesia y haciéndole una misa solemne con 3 sacerdotes, para después acompañarlo al cementerio para que usted bendiga la tumba en el mausoleo?"

El religioso lo medita y suelta:

"Bueno, hijo, eso podría salir en unos 200 mil dólares, pero ¿quién es el muerto?"

"El muerto es el gato Teodoro. Doña Julia lo quería mucho..."

El clérigo lo interrumpe furioso:

"¡¿Queeé?! ¿Usted quiere que yo haga el entierro de un gato? ¿Qué lo recoja en la casa y le celebre una misa con 3 padres y vaya luego a bendecir su tumba? ¡Fuera de aquí! ¡Lárgate o te saco a patadas de esta santa casa de Dios! ¡Fuera!"

Cuando el cura sacaba al pobre tipo a empujones de la sacristía, éste alcanzó a balbucir:

"No me empuje, señor cura, yo me voy. Iré a otra iglesia donde me puedan recibir los 300 mil dólares que doña Julia dejó para el entierro de su gato".

Al oír esto el sacerdote se detiene diciendo:

"Oiga, ¿qué fue lo que dejó la señora Julia?"

Verá usted, al morir doña Julia dejó 300 mil dólares para pagar el entierro de su adorado gato. El pobre se murió ayer, y ella quería un entierro solemne y especial para su adorado Teodoro".

Y sin que pudiera el hombre decir una palabra más, el cura lo interviene:

"¡Hombre, hombre, por amor de Dios! ¿Por qué no me dijo usted que el gato era católico?"

- Colaboración de: Jorge Rodríguez - Pais: Estados Unidos 


(3.2 estrellas, 36 votos)
 

Un chiste al azar
   Contenido relacionado:
Más chistes de Religión
CHISTES CORTOS de Religión
Más chistes enviados por estadounidenses - Pais: Estados Unidos 
Más chistes clasificación b (medio groseros)
 
 
 
     

 
© muyDivertido.com 2002-2014 | | | Mapa del Sitio